17
Mar

El empleo de la geotermia para la climatización de viviendas

A la hora de cubrir las exigencias de reducción de las emisiones de CO2 el uso de la geotermia se antoja como una de las soluciones para la climatización (tanto en invierno como en verano) de los hogares, pero además también ayuda a la hora de reducir la emisión de gases contaminantes. No es más que una estupenda medida que responde también a la creciente preocupación humana a la hora de proteger el medio ambiente y el entorno natural que nos rodea.

Eficiencia

Y buena parte de ese granito de arena que puede aportar cada uno en hacer un mundo mejor, parte de reducir la emisión a la atmósfera de los gases contaminantes que en algunos casos proceden de los mismos hogares; sobre todo en cuestiones de climatización y generación de agua caliente sanitaria.

De esta manera, este es un sistema de climatización ecológico que puede cubrir las demandas de los hogares, además de que es más eficiente. En definitiva, permite lograr unos mayores ahorros en coste de consumo a la hora de dotar a una familia en su casa de los servicios antes mencionados.

Y para ello, la geotermia se basa en el funcionamiento de una bomba de calor que no produce calor, sino que solo se encarga de transportarlo. Además, en este caso lo que se hace es usar el subsuelo de la casa como una especie de sumidero o captación de energía, de forma que se consigue todavía un mayor rendimiento aprovechando la gran estabilidad de temperaturas que nos ofrece el terreno a partir de cierta profundidad.

Requerimientos previos antes de instalar un sistema de geotermia

Un sistema que se puede poner en la mayoría de las viviendas unifamiliares, bloques de viviendas y otros edificios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, debido a las perforaciones o excavaciones que hay que realizar para colocar las sondas de captación, este tipo de instalaciones requieren de un estudio previo para determinar el mejor sistema de captación de geotermia que puede ser de pozos verticales, horizontales o bien en aguas freáticas.

Métodos

Una vez se tiene en cuenta esta información se procede a evaluar los diferentes métodos para el cálculo del dimensionamiento de las sondas enterradas que formarán parte del sistema de geotermia. De esta manera se puede hacer un mapeo previo de las sondas necesarias.

A continuación, se haría la ejecución de las perforaciones y el siguiente paso es proceder a la elección de la bomba de calor según el rendimiento necesario de trabajo de la vivienda. Así, por ejemplo, para una vivienda de 200m² se necesitaría una bomba geotérmica de unos 15kW.

Por último, se decide la elección del fluido circulante en los pozos, así como el intercambio de calor en el interior de la vivienda. De esta forma y en el interior de la vivienda el sistema de climatización (tanto en forma de calor como de refrigeración) esto se hará por medio de radiadores de agua a alta temperatura, los mismos pero a baja temperatura, con termoconvectores o a través de suelo radiante.

Mantenimiento

Como apunte último es importante recordar a los usuarios que tengan una instalación de geotermia bajo su vivienda que el mantenimiento que se requiere para dicha instalación no reviste de mayor complejidad. Así pues, lo único que debe vigilarse, como con cualquier otro mecanismo similar, es la parte de la sala de máquinas y de la instalación.