28
Ene

¿Qué papel tiene la eficiencia energética en la llamada transición ecológica?

Cuando se habla de eficiencia energética se habla de todas esas medidas que puedan contribuir a la consecución de los objetivos climáticos: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la mejora del suministro y el descenso del coste de las importaciones energéticas.

El panorama actual

Y es que todo lo que rodea al cambio climático es uno de los grandes desafíos en la actualidad. Un problema grave de orden mundial para evitar el impacto, negativo, a nivel económico, medioambiental, social, de salud y alimentario en nuestro planeta. Y todo ello en un contexto de mayor demanda energética debido al crecimiento demográfico y económico.

Es entonces cuando surge una pregunta: ¿cómo garantizar el acceso a la energía necesaria para abastecer esas necesidades sin que con ello se revierta en la emergencia climática? Es entonces cuando surge el importante papel que tiene la eficiencia energética a la hora de apostar por un modelo más sostenible y comprometido.

La eficiencia energética

Definimos eficiencia energética como el uso eficiente de la energía. Un aparato, proceso o instalación es energéticamente eficiente cuando consume una cantidad inferior a la media de energía para realizar una actividad. Una persona, servicio o producto eficiente comprometido con el medio ambiente, además de necesitar menos energía para realizar el mismo trabajo, también busca abastecerse, si no por completo, con la mayor cantidad posible de energías renovables (también llamadas energías alternativas).

Y es que, por sus características especiales, la eficiencia energética contribuye a la consecución de los objetivos climáticos, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la seguridad del suministro y reducir el coste de las importaciones energéticas. Pero además fomenta la competitividad empresarial, un aspecto crucial para los sectores industriales energético-intensivos.

¿Puedo aportar yo algo en este sentido?

La respuesta es sí. Con algunos trucos domésticos podemos gestionar y disminuir el consumo de energía en nuestros hogares (si aún no contamos con las bondades de una vivienda pasiva):

  • Uso de electrodomésticos con certificado eficiente que supone un menor gasto energético en este sentido. 
  • Si no contamos con sistemas inteligentes de climatización (como sí ocurre en las passivhaus) lo mejor es ser responsables a la hora de accionar el termostato. Además, no viene mal revisar el aislamiento de hogar para que no nos entre frío o no se nos escape calor innecesariamente.
  • Ahorrar agua en casa no es solo una buena noticia para nuestro bolsillo, también hace que se prevenga la contaminación de lagos ríos o mares. Por eso es importante no dejar el grifo abierto tan a la ligera, usas sistemas de ahorro en estos mismos o reutilizar agua para limpiar o regar las plantas.
  • En cuanto a la iluminación doméstica, los mejores hábitos en este sentido pasan por cambiar las obsoletas bombillas por otras de bajo consumo.